CompraRenta

La metamorfosis de la Mujer

 

La Mujer es fuerte desde que nace Desde pequeñas demostramos nuestras capacidades para adaptarnos a todo el mundo, en la mayoría de los casos, somos las primeras en aprender a hacer las cosas, como amarrarnos los zapatos o ir al baño solas, nos consideramos más autónomas e independientes.

Cuando crecemos somos más dedicadas y comprometidas con cada cosa que estemos realizando, además de hacerlo con todo el cariño y amor pensando siempre en el beneficio de todas las personas que nos rodean. En nuestros estudios siempre nos destacamos por buenas calificaciones y nuevas ideas que nos hacen únicos.

Cuando somos adultas nos desempeñamos muy profesionalmente en nuestro trabajo o que haceres, siempre buscando la mejor forma de salir adelante y de hacer las cosas lo mejor posible, por eso aquellas empresas que cuentan con personal femenino en sus equipos de trabajo tienen mejor productividad y organización en sus labores.

Al convertimos en madres sí que demostramos lo capaces que somos para todo, trabajamos mientras cuidamos a nuestros hijos, para responder a cada compromiso y de la mejor manera realizando más de una actividad a la vez. Como madres siempre damos todo para hacer de esas personitas el mejor reflejo de nosotras, para lograr que ellos salgan adelante, cumplan sus sueños y sean seres especiales en este mundo.

Nuestros hijos nos van preparando en cada etapa, cuando tenemos hijos hombres aprendemos a jugar futbol, video juegos y todas aquellas cosas que los hacen felices acompañándolos en cada paso que dan. Cuando tenemos hijas podemos ofrecer consejos con experiencias propias de lo que nos haya sucedido, podemos orientarlas según nuestras vivencias en la vida, ayudarles a tomar mejores decisiones para que sus vidas sean las anheladas.

A nuestras hijas les podemos dar buenos consejos de cómo ser madres, mejorando lo que hayamos hecho para que ellas logren ser mucho mejor que nosotras mismas, cuando nuestras hijas se convierten en madres siempre estamos ahí para ayudarlas desde su primer mes de embarazo, acompañándolas en sus controles, maluqueras y todo lo que de allí se derive.

Compartir