CompraRenta

El Quindío y su Gran Crecimiento en el Turismo

El eje cafetero colombiano es sinónimo de turismo, de pueblos coloridos que salpican el verde de las montañas y de las plantaciones de café, de despertar con colibríes o con aullidos de monos, de aroma a tierra mojada con cítricos y, cómo no, a café, todo mezclado.

De sopas calientes en el medio de la montaña. Y agua panela con queso. Y chocolate caliente. Al viajar en bus el asiento se transforma en el de una silla de cine ante semejante espectáculo de paisajes.

Es también sinónimo de palmas de cera, frágiles y gigantes que desafían las leyes de la física y no dejan indiferente a nadie, o no serían uno de los símbolos del país.

Pero lo mejor del eje cafetero es, indudablemente su gente, por todos estos motivos se convirtió en nuestra región favorita del país.

turismo

Una de las ventajas de los Acuerdos de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC-EP fue el crecimiento en el turismo teniendo en cuenta un crecimiento sostenido de la tasa de visitantes extranjeros al país.

Teniendo en cuenta que en el año 2010, justo al iniciar el periodo del presidente Santos, había una entrada de divisas 3440 millones de dólares mientras que para el año 2017 generó una entrada de 5490 millones de dólares, lo que representó un aumento del 68%.

De hecho, el presidente electo en 2018, afirmó que el turismo se puede convertir en el nuevo petróleo de Colombia dado que las exportaciones del hidrocarburo se encuentran en 9000 millones de dólares mientras que el Banco de la República proyecta exportaciones por 7000 millones de dólares en turismo.

Colombia es uno de los 5 mayores productores del mundo de café, aguacate y aceite de palma, y uno de los 10 mayores productores de mundo de caña de azúcar, plátano, piña y cacao.

Compartir